miércoles, 14 de enero de 2009

En esta parte del mundo...

Israelíes y palestinos se enfrentan en Gaza dejando detrás de sus luchas una estela innumerable de muertes.

Rusia cerró el grifo del gas a la Unión Europea y a los países balcánicos, cuando el invierno presentaba su cara más dura.

Costa Rica sufrió un terremoto a comienzos de enero con los problemas que acarrea la debilidad de las infraestructuras en las zonas más pobres y que sufren en mayor medida estas sacudidas de la tierra.

En Zimbabwe, un brote de cólera deja ya más de 1.700 muertos y 34.000 afectados a la espera de las lluvias de esta época, que podrían complicar más la situación.

Trabajos de Cruz Roja en Zimbabwe.- Cruz Roja Extremadura


Le comentaba hace unos momentos a mi amigo Jesús, de Cruz Roja Extremadura, que a veces da la sensación de que se acumulan las desgracias pero la fuerza del hombre es mayor y unidos conseguimos superar los vendavales.
Y terminaba con una palabra que a pesar de sus connotaciones, -Ánimo!- a veces es la manera que tenemos de empujar un poquito más a quienes trabajan dando su vida porque muchas situaciones como las descritas someramente con anterioridad, puedan aminorarse o al menos reducir sus consecuencias más negativas.
De poco sirve sentir impotencia, rabia e indignación por algunos sucesos, porque eso no conduce a nada si cada uno desde su parcela de vida no apoya la labor de estas organizaciones que trabajan en el foco de la realidad.

Trabajos de Cruz Roja en Zimbabwe.- Cruz Roja Extremadura


Hoy hablamos de Cruz Roja, porque la sangre que hierve dentro de estos voluntarios parece ser de otra pasta. Y no lo es, es como la nuestra, pero tiene que tener más calidad para realizar ese trabajo de entrega y sacrificio. Y tiene más calidad porque se nutre de la fuerza de otros muchos que no van con ellos físicamente pero que les empujan a su manera para seguir el camino.

No obstante, en esta parte del mundo donde todos nos quejamos por una crisis que nos va a obligar a salir menos de fiesta o de viaje, a quedarnos con el coche del año pasado, a ir sólo un día de rebajas, a recortar nuestras comodidades, … Desde esta parte, miramos a través de la ventana de los medios de comunicación un mundo que nos apena lo justo para revolvernos mientras conocemos los datos. Lo indispensable incluso para cambiar de cadena y no aspirar más que a hurgar en la vida de los otros.


Trabajos de Cruz Roja en Zimbabwe.- Cruz Roja Extremadura


Y termino, la unión hace la fuerza y no sólo de pan vive el hombre, dos grandes citas a las que hacer caso porque se basan en la vida misma. Ni todos podemos subirnos a los camiones de Cruz Roja camino de Zimbabwe, ni todos cambiamos de cadena cuando la realidad no nos gusta, pero ojalá que el término medio sea tan activo que quienes trabajan en estos frentes noten nuestra fuerza a su lado.

2 comentarios:

JELOSA dijo...

Querida Laura, gracias por tu semblanza del trabajo que hacemos en Cruz Roja. Biénvenidos sean tus ánimos porque, como comentas, son los que nos ayudan a seguir adelante y es tan importante contar con este apoyo, como que los camiones funcionen o construyamos letrinas.

GRACIAS DE VERDAD. un abrazo

Anónimo dijo...

Buenas noches, Laura. Esta mañana, en la oficina, pensaba en un principio de la forma que tú criticabas al principio: falta de pedidos, caída de ventas, crisis, menor comodidad, más apuros económicos. Siempre de una forma egoísta, y lo asociaba al frío de la mañana de hoy. Pero después pensaba sobre el frío que invade también nuestras relaciones, la sociedad en general. Gracias a personas como Jesús, la vida no es sólo más tibia, sino en muchos casos, muy cálida.