miércoles, 7 de enero de 2009

Contradicciones

Qué contradicciones y qué fuerza de relatividad hemos de hacer estos días cuando vemos a nuestro alrededor la realidad que se vive en puntos tan dispares del mundo como Oriente y Occidente. Conflictos a flor de piel, luchas encarnizadas, violencia gratuita en muchos casos que deja víctimas aquí y allá, la mayoría inocentes en todos los sentidos como suele suceder en caso de guerras.

Vienen a nuestras imágenes diarias el humo y las llamas, los gritos y las lágrimas, el dolor y el odio, la impotencia y el sonido de las armas… una historia que subyace en medio de tanto horror, unas reivindicaciones que suman nuevas rencillas con el paso de los años, episodios de hoy que nacen en el ayer.



Y mientras tanto, media parte del otro lado del mundo se agolpa tras los cristales de algunos grandes almacenes, como hormiguitas amontonadas a la espera de encontrar un camino libre para lanzarse al consumismo voraz y sin sentido en muchos casos. Más allá de la necesidad existe esa fuerza compulsiva que lanza a la adquisición de supuestas gangas para regodeo social.



Curiosa forma de entender la realidad en ambas partes del mundo. Mientras los líderes políticos abrazan discursos bañados en tintes de diplomacia y las soluciones tan lentas como dudosas siguen sin limpiar el largo reguero de sangre, otros miles de ciudadanos despluman sus carteras sin pudor para incidir más tarde en la panadería del barrio en los efectos de la crisis económica mientras se queja de los elevados precios de los productos de primera necesidad.

Claro que estamos en crisis, pero no sólo ahí fuera sino dentro de cada uno, quizás deberíamos comenzar por poner en orden nuestro interior y después salir a dar solución a los problemas del mundo.

1 comentario:

Juan dijo...

No quiero ser pajaro de mal agüero, pero a la Gran Depresión no puso fin el New Deal, sino la Segunda Guerra Mundial. Y vamos camino de una Segunda Gran Depresión. Luego...